La servitización nos pide ir un paso más allá. Poner al cliente en el centro del escenario. Entender que la posesión del activo no es su motivación última.

Hoy, el cliente es más protagonista que nunca. La servitización, antes reservada a las grandes compañías, se ha democratizado y adaptado a empresas de todos los tamaños y sectores B2B.